jueves, 13 de noviembre de 2008

Arcilla verde

La arcilla verde se caracteriza por su efecto purificante y antibacteriano: limpia la piel en profundidad y produce un efecto relajante, aportando elasticidad y sensación de frescor, además contiene gran cantidad de minerales como el silicio, aluminio, hierro, calcio, magnesio, sodio y potasio entre otros.

Es ideal para utilizar en el rostro, sobre todo si tienes la piel grasa o mixta gracias a su efecto purificante. También para eliminar puntos negros y tratar los poros abiertos o pieles con tendencia acnéica. Un buen método para sacarle partido es la utilización mediante mascarillas.

Tan sólo tienes que mezclar la arcilla verde con un poco de agua (preferiblemente desmineralizada y sin cloro) y remover hasta formar una pasta, aplicas en la cara y dejas reposar de 15 a 20 minutos. Luego con una esponja húmeda vas retirando la mascarilla con suavidad.

Para tratar lesiones o dolencias. El método a seguir es el mismo que el de la mascarilla, mezclar la arcilla verde en polvo con agua y formar una pasta de unos 2 cm de espesor, aplicas sobre la zona a tratar y taparla con una gasa, que quede bien firme asegurando el contacto con la piel. Dejas la cataplasma unas 4 horas y el dolor y el hinchazon disminuiran.

Arcilla verde 60 gr-> 1 euro